mensaje-db






Ante el cerco informativo, cada uno de nosotros será un medio de información. Ante el engaño y la manipulación nos haremos cargo de abrirle paso a la verdad.






mayo 19, 2015

Votar o no votar

Un argumento para no asistir a las urnas este 7 de junio  

Andrés Lund Medina  
Rebelión 

Introducción 

Supongamos que este 7 de junio le hacen caso a las órdenes del INE y sacan su credencial, se forman en la fila frente a su casilla y votan. 

¿México va a cambiar? ¿El gobierno de Peña Nieto va a abandonar su forma de gobernar con terrorismo de Estado? ¿En verdad ya no habrá más Ayotzinapa, antes Tlatlaya, después Apatzingán, ahora San Quintín? ¿Después de estas elecciones ya no habrá matanzas y desapariciones forzadas? ¿Las contra-reformas neoliberales que eliminaron derechos laborales y pusieron a la venta todas las riquezas públicas de la nación se detendrán? ¿Se terminará con la miseria material, ecológica y espiritual de la inmensa mayoría de mexicanos? ¿México dejará de tener los primeros lugares en sobreexplotación, desempleo y exclusión? ¿Se detendrán los megaproyectos que devastan los sistemas ecológicos para saquear nuestras riquezas naturales? ¿Habrá más empleos? 

 -No, nada de eso va a ocurrir. Este 7 de junio tendremos elecciones federales y locales de 500 diputados federales y 640 diputados locales, de 9 gubernaturas, de 993 alcaldías y 16 delegados políticos en el DF. No podemos decir que habrá una renovación política del país ni de sus políticos y políticas porque la gran mayoría de los candidatos llevan años saltando de un puesto a otro y, a veces, de un partido a otro (por lo regular del PRI al PAN, al PRD, a MORENA o a cualquier otro). 


mayo 18, 2015

La realidad del voto nulo





Consultor internacional en programas sociales.
@rghermosillo

La participación ciudadana requiere estar bien informada. A veces se confunden las intenciones y los deseos con las posibilidades y las realidades. A veces circulan informaciones erróneas que se difunden mucho gracias a las redes sociales. Es el caso de un correo que propone lograr “anular el 20% de los votos para que se anule la elección”.

Las razones y posibles efectos del voto nulo son políticos. Quienes con seriedad proponen anular el voto como protesta ante el deterioro del sistema político, lo hacen basados en los potenciales efectos políticos de un alto índice de anulación. El tema se debate con seriedad. Por ejemplo son atendibles los argumentos de José Antonio Crespo, Sergio Aguayo, Alberto Serdán y otros analistas.

Sin embargo, quienes creen que si se anula el 20% de los votos en una casilla, la casilla se anula; se equivocan. En una “cadena” de correos electrónicos se dice que, 20% de votos nulos puede tener el resultado de lograr la anulación de la elección (en un distrito, en un estado, en el país). Esto es incorrecto. No existe esa causal de nulidad. Aunque el 99% de los votos de una casilla fueran nulos, la casilla y los votos que ahí se depositen —aunque sea uno— serían válidos.

La confusión a veces es bien intencionada. Puede surgir al leer algunos artículos de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral. En su título sexto se establecen las nulidades. En los artículos 76, 77 y 77 bis se establece que, cuando en el 20% de las casillas se dan los casos de nulidad del artículo 75, la elección respectiva se anula.

Sin embargo, en el artículo 75 de la ley, en ningún lugar señala como posible causal de nulidad el número de votos nulos emitidos. Tampoco considera el número de votos emitidos. Con lo cual tampoco la abstención, así fuera cercana al 100%, sería causal de anulación.

La violencia sí puede causar la anulación de una elección. En el mencionado artículo 75, se incluyen como causales de nulidad, “ejercer violencia física o presión sobre los miembros de la mesa directiva o sobre los electores”, o “impedir, sin causa justificada, el ejercicio del derecho al voto a los ciudadanos”, en todos los casos, se dice “siempre y cuando estos hechos sean determinantes para el resultado de la votación”. Hay que prevenir ese riesgo.

La participación ciudadana es indispensable para salir de la crisis de fondo que estamos viviendo. La violencia no puede ser la opción. La solución es más y mejor democracia. Necesitamos construir una democracia con rendición de cuentas, con aplicación de la ley, con respeto a los derechos humanos.

Quienes proponen seriamente anular la elección como protesta, buscan mejorar la democracia. Aun sin coincidir se puede reconocer que es una opción aceptable y lógica. Pero debe quedar claro que no tiene efecto jurídico.

Lo importante es subrayar que la participación ciudadana debe ir más allá del voto. Hay que encontrar nuevas formas de organización y de incidencia en la vida pública. Si no hay opciones electorales habrá que construirlas. Y, además, hay que buscar otras vías institucionales de exigibilidad de los derechos y de construcción de alternativas sociales, económicas y políticas para lograr una democracia con resultados para la gente. 


La realidad del voto nulo


 

AMLO ya no es del PRD



abril 19, 2015

Apatzingán: Fueron los federales



El 6 de enero de 2015 en Apatzingán, policías federales ejecutaron a civiles desarmados con un saldo de por lo menos 16 muertos y decenas de heridos. Alfredo Castillo, ex Comisionado para Michoacán, dijo que los acontecimientos fueron producto de “fuego amigo”. La investigación de Laura Castellanos derrumba la verdad oficial. Reconstruye la masacre cometida por los federales contra civiles que sólo portaban palos como defensa. Los sucesos descritos apuntan a un crimen de lesa humanidad. 

Por: Laura Castellanos 

@lcastellanosmx 


APATZINGÁN, MICHOACÁN.- “¡Mátenlos como perros!”, gritaron los policías federales al irrumpir disparando contra un centenar de integrantes y simpatizantes de la Fuerza Rural, que realizaban un plantón en los portales del Palacio Municipal de Apatzingán, a las 2:30 de la madrugada del 6 de enero de 2015. Ninguno de los manifestantes tenía armas largas. Seis de ellos portaban pistolas registradas y las pusieron en el piso. Los demás cargaban palos y ramas de limonero, de acuerdo con diversos testimonios e imágenes que aparecen en este reportaje.